Desgarrador mensaje tras encontrar a su hijo ahorcado por culpa del bullying


Envuelta en un dolor "indescriptible", con una profunda tristeza y sin consuelo, Farheen Khan, una madre de Bradford, ciudad de Yorkshire, Inglaterra, acudió a las redes sociales para dar cuenta de la tragedia había tenido que vivir y denunciar las causas que habían conducido hasta ella.
El 28 de septiembre, al entrar en la habitación de su hijo Asad, de 11 años de edad, descubrió que éste había decidido acabar con su vida ahorcándose. La razón: el acoso escolar, o en su terminología anglosajona, el bullying.
Asad había empezado el curso escolar apenas tres semanas antes, y ahora, su madre se pregunta a qué sufrimiento se vio expuesto antes de llegar a la decisión de quitarse la vida, "por todo aquello por lo que debió haber pasado durante sus últimas horas".
Por esta razón, por todo el dolor que ha sufrido y por todo el que debió pasar Asad, ha decidido contar la dramática historia a través de Facebook y pedir acabar de una vez por todas con el acoso escolar, para que nunca más ningún niño se vea en esa terrible situación.
"Asad, mi hijo más mayor, mi todo. Él era mi mayor fuerza y mi mayor apoyo. No era un chico ordinario, era muy brillante para su edad. Era sensible, adorable y apasionado. El miércoles 28 de septiembre de 2016 mi hijo dio su último aliento. No murió de una enfermedad terminal o de un accidente, sino que acabó con su vida. Solo Allah sabe qué es lo que le llevó a tomar la decisión de acabar con su vida", escribe al inicio de su emotivo mensaje.
"El dolor de perder a tu hijo no puede ser descrito. Yo fui testigo de cómo se marchaba, lloré en busca de ayuda, recé por que volviese a respirar, mirando a los doctores con la esperanza de que le salvasen, pero su tiempo había pasado", relata.
En este punto, se cuestiona todo, preguntándose por qué alguien querría hacerle daño a su hijo: "Que te digan que tu hijo está siendo acosado... Las preguntas que rondan en mi mente son: ¿Por qué debe haber tenido que pasar durante sus últimas horas? ¿Qué le ocurrió para tomar una decisión tan drástica? El dolor, la impotencia. ¿Por qué alguien la acosaría? Él era indefenso", lamenta.
Así, tras explicar que su hijo nunca dejaría su casa sin abrazarla y darla un beso, y manifestar que el amor que sentía por ella y su padre no podía siquiera ser explicado, cuenta cómo su recuerdo la hace llorar en los momentos de soledad y le impiden entrar en su propia casa, recordando la habitación donde encontró su cuerpo.
Sin embargo, consciente de que debe afrontar la realidad, lanza un mensaje claro:
"Se ha ido y tengo que aceptarlo. Me gustaría aprovechar esta ocasión para mencionar que no hay videos de mi hijo siendo acosado, ni me informó de ello. Es ahora cuando un número determinado de amigos de su escuela lo han mencionado. Solicito a todo el mundo que se levante contra el acoso. Ningún niño merece ser maltratado. Es un problema muy serio y muchos son víctimas de ello. Hoy es mi hijo, mañana podría ser el tuyo".
Tras dar las gracias "a todos aquellos que le han mostrado su apoyo en momentos de dificultad", manifestando que su hijo, Asad, "era una evidencia de que la compasión, el amor y la simpatía existen en la sociedad", finaliza:
"Si tu hijo ha sido testigo de cómo abusaban de Asad, por favor, da un paso al frente. Eso es todo lo que una madre pide, justicia para su hijo".

Comentarios