Diez promesas a su hermano antes de morir

Cuando Andy Brown descubrió que a su hermano pequeño, Rob, le quedaban pocas semanas de vida debido a la leucemia, quiso hacerle el regalo perfecto. Buscó en Internet ‘qué darle a alguien que se está muriendo’ un regalo adecuado y descubrió lo que sospechaba: el mejor regalo no es algo material sino crear recuerdos imborrables para su hermano que le ayudaran en sus días finales y cuidar de sus padres cuando él ya no estuviera.
Diez promesas a su hermano antes de morir
Andy preparó entonces un regalo muy especial para Rob: una caja de 10 promesas, serias y humorísticas, que él mantendría incluso cuando su hermano no estuviera. Andy le dio el regalo a Rob en Navidades, 15 días antes de que muriera de leucemia, informa Mirror.co.uk.
Entre las promesas estaban “cuidar de mamá y papá”, pero también estar con Rob en los buenos y malos momentos, crear un montón de recuerdos, conseguir 20.000 libras (unos 23.000 euros) para la Teenage Cancer Trust y correr un maratón por esta fundación. También le prometió que enseñaría a su mujer a cocinar, que lograría que el equipo de fútbol de Rob, el Hull City, volviera a la Premiere League e, incluso, que aprendería a arreglar cosas.
Andy incluso adelantó su boda para que su hermano, en un momento en que la enfermedad parecía en remisión a pesar de ser un cáncer incurable, pudiera ser su padrino.
Aunque Rob murió en enero, Andy no quiere deprimirse y ha participado en varias carreras para conseguir el dinero para la fundación Teenage Cancer Trust que ayudó a su hermano durante su enfermedad.
“Me quiero centrar en cumplir mi promesa de recaudación de fondos y convertir algo negativo en algo positivo. Es lo que mi hermano hubiera querido que hiciera”, señala Andy, de 26 años.
“Rob nunca se comportó como si estuviera enfermo”, señala su hermano. “Si le conocías, nunca hubieras pensado que tenía leucemia y eso que no iba a ponerse mejor. Se podría pensar que fue la peor época de nuestra vidas, pero Rob era un chico muy deportista y sano y era muy duro. Actuaba como un adolescente normal. Bromeaba y reía”.

Comentarios