Famosa actriz muestra su lucha contra el cáncer en las redes



La actriz de 45 años Shannen Doherty -conocida por encarnar a Brenda Walsh en la famosa serie de los noventa Beverly Hills 90210- hizo publica su enfermedad en agosto de 2015. Centrada en su recuperación, reveló recientemente que su cáncer de mama se había expandido y había arrancado quimioterapia. Decidió mostrar este duro proceso médico en sus redes sociales -principalmente en su cuenta de Instagram-, donde recibe a diario miles de mensajes de apoyo.

Allí emocionó a sus seguidores cuando publicó una serie de fotos del momento en el que se rapaba el pelo, antes de la quimio, además de exponer los momentos íntimos que vive con su familia y su marido, Kurt Iswarienko, clave con su apoyo.


Cuando fue consultada sobre la razón de esta decisión de hacer público este duro momento, Shannen dijo que fue por o mismo por lo que concedió la entrevista: naturalizar la enfermedad.
“El cáncer es una enfermedad multifactorial, silenciosa y asintomática en sus primeras fases. De ahí la importancia de la detección temprana. Decimos también que es silenciosa porque hay algo mudo, algo callado que no ha podido decirse, manifestarse, inscribirse, apalabrarse, que pulsa por encontrar la salida”, explicó la psicoanalista Ester Daniel, Presidenta de Fundación Psicooncológica.

“Compartir el proceso con los otros ayuda a varios frentes: a quien la padece porque hacerlo es liberador, ocasiona alivio, ayuda a sostener las emociones de ese momento y puede reducir la soledad o el aislamiento. Para la comunidad en general es positivo, dado que en el imaginario colectivo el cáncer tiene mala prensa y se vincula muchas veces con una sentencia de muerte; puede ayudar a otros que tengan o no la enfermedad, ya que deberíamos asumir que uno es siempre con los otros y la condición de vulnerable nos involucra a todos”, dijo la especialista. “Hacerlo público también es una forma de desestigmatizar el cáncer. Cuando se lo menciona se habla de ’una larga y penosa enfermedad’. Tiene peor prensa que la enfermedad cardíaca, que es la primera causa de muerte en nuestro país. Muchas veces hasta se usa un lenguaje de corte bélico para referirse al cáncer como ’darle pelea’, ’la batalla’, ’la invasión’, ’la resistencia’ y tantas otras metáforas que lejos de hacer una buena traducción, agobian y pesan”, añadió. 

La Presidenta de Fundación Psicooncológica de Buenos Aires señala que es importante destacar que más allá de este acompañamiento “comunitario”, la familia ocupa un rol preponderante: “Una de las características de esta enfermedad es que actúa como una “ola expansiva”. No sólo conmociona a quien la porta, sino que conmueve al entorno familiar, como también al entorno profesional. La familia pasa por el dolor, la ira, la desesperanza, el quiebre de proyectos y de cotidianidades”.

En 2015, se conoció otro caso muy similar al de Doherty. María Marie, una arquitecta, de 43 años, contó a través de Twitter el día a día de su tratamiento contra el cáncer y, casi un mes después de que publicara que ya nada podía hacer, falleció. Marie sufría de cáncer de ovarios con metástasis y era mamá de un pequeño de tres años. Durante siete meses, compartió en Twitter su tratamiento, sus dolores, los momentos que pasaba con su hijo, su marido, sus amigas y su familia.?
“Por supuesto que cada caso es singular y diferente. Y deberá leerse uno por uno. Posiblemente haya personas que se sientan mejor compartiendo su historia y encontremos otras que elijan otras formas de expresión, igualmente catárticas. Muchas veces se habla de factores de resiliencia y es bueno recordar que cuando hablamos de ello no sólo se apunta a transformar una situación o lo que provoca una situación, sino salir uno mismo transformado”, manifestó la psicoanalista.

“Es común que las personas tomemos modelos o puntos de referencia. Recuerdo el caso de Angelina Jolie, que se sometió a una doble mastectomía, es decir, que le extirparon los dos senos. La operación se realizó de forma preventiva. En ese momento, en el hospital recibimos un aluvión de consultas de mujeres que buscaban prevenir el cáncer, tal como lo había hecho la actriz. Lo altamente positivo fue considerar el factor de detección oportuna y hablar del cáncer. Sin embargo hay que tener presente que el cáncer no es una única enfermedad, que es un grupo de enfermedades que si bien comparten similares mecanismos celulares y moleculares, difieren mucho de acuerdo con el órgano o el tejido donde se originan y quien es el ser humano que aloja dicho tumor. Por lo que el proceso y la evolución será uno por uno”, afirmó.

Por último, la especialista marcó la importancia que tiene que el paciente sea atendido, asistido en todos los planos, no solamente desde el punto médico: “Uno está sano y también se enferma con todo lo que es, entero, con el cuerpo y el alma, con la propia cultura, las creencias y los fantasmas privados. Ser diagnosticado y tratado de esta forma es un imperativo ético y social. Es el derecho del paciente y de su familia. En estos casos, es fundamental y prioritaria la inclusión en los equipos de salud del psicooncólogo, presente desde los planes de prevención hasta los cuidados paliativos”.

En la actualidad, en nuestro país se registra un caso de cáncer de mama cada ocho mujeres. 

Fuente: http://entremujeres.clarin.com

Comentarios