Google reclama 100.000 euros a un niño de 12 años que solo quería ser 'youtuber'



Una madre de Torrevieja, en Alicante, ha visto cómo Google le ha cargado en la cuenta de ahorro de su hijo de 12 años, más de 100.000 euros por publicidad en su página web. El niño, que aspiraba a ser 'youtuber' y tener miles de seguidores, abrió una cuenta con la intención de que el buscador le pagara por los contenidos que iba a publicar, pero por error abrió la cuenta en AdWords, que cobra por promocionar contenidos y ahora al chico le están llegando los cargos. 
La madre no entiende cómo su hijo, menor de edad, pudo abrir una cuenta para contratar un servicio de publicidad sin que la empresa verifique los datos suministrados, ni la identidad del usuario, según ha publicado ' La opinión de Málaga'
El niño de 12 años y un amigo de 15 intentaban convertirse en 'youtubers' famosos, de esos que acumulan millones de seguidores y les llega la publicidad a borbotones. En agosto pasado, ambos abrieron una cuenta con ese objetivo para cobrar a Google por los contenidos que ellos produjeran y difundieran.
Para ello facilitaron su número de cuenta de ahorro con el fin que la multinacional le realizara los ingresos pertinentes. 
Sin embargo, cometieron una equivocación y la cuenta que abrieron fue en AdWords, un servicio para promover contenidos con ayuda del buscador que cobra por colocarlos en las páginas de búsqueda.
El banco alertó a la madre del niño de que habían comenzado a llegarle cargos emitidos por Google Irlanda, donde la multinacional tiene su sede en Europa. Los cargos por importes que iban desde los 50 euros hasta los 78.000 del pasado 26 de septiembre.
El niño había recibido también alertas a su móvil, pero como estaban escritos podían ser entendidos que se trataba de información de pago.
En apenas un mes, la familia, que se ha puesto en manos de un abogado especializado, desactivó la cuenta creada por su hijo y no se explica  cómo la página web  rudimentaria, creada por su hijo con un dominio y un servidor gratis no levantó las sospechas de Google, que continuaron cargando miles y miles de euros.

Comentarios