Modelo casi muere y perdió un pecho por culpa de un piercing



Los "piercings" no son complementos o accesorios inseguros, pero sí hay que tener precaución con el lugar en el que los colocamos y sobre todo cuidarlos y curarlos de forma asidua para que no provoquen una infección. Precisamente eso es lo que le ha ocurrido a Nikki Belza, una modelo americana, que perdió un pecho debido a que el "piercing" que tenía en el pecho facilitó la extensión de una bacteria de la que se había contagiado.

Al parecer, la joven empezó a sentir un dolor muy fuerte, pero no acudió al médico, por lo que no fue hasta que padeció cuarenta grados de fiebre y hasta que se desmayó, que entendió que aquel piercing que se había realizado varios meses antes no iba precisamente bien.

Cuando los médicos la vieron, le diagnosticaron Estreptococo, una infección que había sido facilitada por la perforación y que le había transmitido su marido, que había estado enfermo días antes.

La infección se extendió fácilmente, por lo que solo quedaba como solución, extirpar parte del seno izquierdo de la joven, “Quedé devastada al verme con un solo seno, y ahora estoy totalmente plana de un lado. Pero sé lo afortunada que soy por estar viva”, aseguraba. 

Fuente: http://www.ideal.es/

Comentarios