Secuestrada por un amigo de la familia, una niña de 4 años vuelve junto a sus padres

Rebecca Lewis, de 4 años de edad y natural de Lakeland, Florida, EEUU, fue secuestrada por, presuntamente, un amigo de la familia que responde al nombre de Wild Hogs, de 31 años, cuando ésta se encontraba descansando en su cama. Las autoridades llevaron a cabo una búsqueda a lo largo de cinco estados hasta que finalmente, gracias a la colaboración ciudadana, rescataron a la pequeña, que no presentaba ningún daño físico, tal y como concluyó el examen de los médicos.

La pequeña Rebecca Lewis, de 4 años de edad, sonríe hoy junto a su familia, inmersa en una profunda felicidad tras reencontrarse con ella después de haber sido secuestrada.
Según recoge People, haciendo referencia a la información brindada por las autoridades, la Rebecca, natural de Lakeland, Florida, EEUU, fue raptada por un amigo de la familia, de 31 años de edad, que responde al nombre de West Wild Hogs.
La cogió cuando la pequeña se encontraba descansando en su cama, durante la mañana del pasado sábado 8 de octubre.
Desde entonces, las autoridades comenzaron una incesante búsqueda que recorrió hasta cinco estados para encontrarla.
La primera pista clave se produjo gracias a una cámara de seguridad de Forsyth, en Georgia, en donde presuntamente se aprecia a Wild Hogs junto a la pequeña en una gasolinera. Tras ello, se emitieron distintas alerta en Florida, Georgia, Alabama, Tennessee y Kentucky.
Gracias a ello, finalmente Hogs fue arrestado a las afueras de un hospital de Memphis, donde un trabajador del centro avisó a la policía al haber reconocido a Rebecca junto al sospechoso.
Afortunadamente, según determinaron los exámenes médicos practicados a la pequeña, ésta no presentaba ningún signo de haber sufrido daño físico.
Tras ello, Rebecca fue trasladada en avión hacia su casa, ante lo que estaba "muy alegre, feliz y emocionada por ver a su familia", tal y como relató un portavoz de la policía.
Ahora, Hogs aguarda la extradición a Florida, donde se espera que se enfrente a un delito de secuestro.
Los padres de la niña, Luther Lewis y Melissa Schell, por su parte, explicaron a la policía que no habían visto a Hogs desde hacía dos años y se presentó de repente en su casa el pasado viernes, un día antes de declararse la desaparición de Rebecca.

Comentarios