De víctima de insultos a modelo, por unas cejas pobladas


Todo comenzó con su hermana fotógrafa publicando imágenes de Natalia Castellar. Poco después, una importante revista se hizo eco de los artículos en los que aparecía Natalia y su situación cambió radicalmente. 
En una entrevista concedida a la publicación W Magazine, esta portorriqueña relata cómo poco tiempo antes había sido el centro de los insultos de los adolescentes de su entorno por tener las cejas muy pobladas. Ella llegó incluso en plantearse el afeitárselas, pero su madre no lo permitió. 
Por fortuna, las cejas pobladas también han sido tendencia en la moda, por lo que Natalia agradece que ello le facilitara un poco el camino en el mundo de la moda, al que se quería dedicar desde que tenía 9 años. 
Asegura que ahora no le importa si las cejas gruesas son o no tendencia, y tampoco hace caso cuando recibe comentarios negativos en la red. Solo piensa en el trabajo que ahora tiene entre manos y los nuevos proyectos que se le presentan. 

Comentarios