Mataron a su padre, dejó de escribir por el estrés y lo expulsan del colegio en Argentina

Cuando asesinaron a su padre, el pequeño dejó de escribir motivado por el estrés que le produjo tal suceso. Ahora, su escuela no le ha concedido plaza para el curso escolar que empezará en 2017 por sus calificaciones en los últimos meses.
Thiago, el pequeño argentino que se ha quedado sin plaza escolar
Thiago es un niño argentino de ocho años que hace 10 meses se quedó huérfano de padre. A su progenitor lo asesinaron de un disparo en la cabeza cuando se encontró a un grupo de siete ladrones en su casa de la localidad argentina de Mendoza.
El drama de la familia continúa ahora ya que por culpa de la muerte del padre, Thiago sufre un proceso de estrés por el cual no puede escribir. Y por culpa de tal hecho su colegio ha decidido no renovarle la plaza para el próximo curso escolar, que en Argentina comienza en enero de 2017.
Su madre, Carina Pérez, ha denunciado todo esto a través de su perfil de Facebook, en el que enseña un documento que la escuela mandó a su domicilio el pasado lunes. “Me llamaron todo el año para decirme cosas de mi hijo, pero ahora no me dijeron nada. Desde que murió su papá hizo un bloqueo en la escritura. No escribe y no lo contuvieron. Pero Thiago sabe todo, hasta leer”, relata la madre en declaraciones realizadas al medio argentino TN.
La carta que recibió la madre argentina donde especificaba que su hijo perdía la plaza escolar
Tanto es así, que desde hace meses Thiago tiene que recibir ayuda psicológica. El niño argentino acude a sesiones semanales y permanece en contacto con docentes. Además le ha sido diagnosticado estrés, un trastorno postraumático que puede aparecer después de episodios violentos, accidentes o fallecimientos cercanos.
La otra parte de la historia, la directora del colegio, Adriana Sánchez, admitió que “es probable que la situación del papá haya influido” en las calificaciones y comportamiento en el colegio del pequeño, pero asegura que ese no fue el comienzo de los problemas.
“Los hechos no comienzan ahí. Es alumno hace tres años y desde entonces el colegio está llevando un trabajo de ayuda y acompañamiento. Lamentablemente, hemos llegado a una situación bastante complicada. Tenemos que cuidar al resto de los compañeros que también sufrían agresiones", comentó la directora en una entrevista que concedió a Radio Nihuil.
El problema para Thiago y Carina viene porque en Argentina los colegios privados tienen la potestad de decidir sobre la continuidad de los alumnos antes del comienzo del nuevo año académico, por lo que el centro puede tomar la decisión de que no continúe ateniéndose a las notas obtenidas por el pequeño durante los últimos meses.

Comentarios