Revelan el misterio de las cosquillas: ¿por qué nos reímos?


Para la mayoría de nosotros las cosquillas no son más que una demostración afectiva, una travesura para hacer reír a un ser próximo, y no pensamos en este fenómeno en términos neurológicos y psicológicos. Pero lo cierto es que las cosquillas mantienen en vilo a los científicos, que todavía no han podido comprender completamente por qué nos reímos cuando nos las hacen, ni por qué algunas personas son más propensas que otras a sentir cosquillas. Y ni siquiera por qué la mayoría de personas no pueden hacerse cosquillas a sí mismas.
Los científicos de la Universidad Humboldt de Berlín han realizado una serie de estudios para entender mejor cuáles son los procesos del organismo que nos hacen sentir bien cuando nos tocan en ciertos lugares, examinando la actividad cerebral de las ratas, que parecen disfrutar cuando les hacen cosquillas.
De acuerdo con el artículo, publicado en la revista 'Science', los investigadores inicialmente descubrieron que el comportamiento animado y activo de los roedores al recibir cosquillas reales también podía ser provocado mediante la estimulación directa de las neuronas en la corteza cerebral somatosensorial.

Comentarios