El triste despertar del último sobreviviente de la tragedia


Helio Neto, uno de los seis sobrevivientes del trágico accidente aéreo del Chapecoense, despertó la semana pasada del coma farmacológico al que fue inducido 12 días atrás, luego de que el avión de Lamia se estrellara en Colombia, a sólo cinco minutos de aterrizar en el aeropuerto de Río Negro, Medellín. Sus primeras palabras, el estado de su salud y la recomendación de su psicólogo.
“¿Cómo salió el partido?”, fueron las primeras palabras del defensor del equipo brasileño. Luego, tras el silencio de sus familiares, indagó: “¿Por qué estoy tan herido?”.
Neto, el último en ser rescatado (lo habían dado por muerto), ingresó al hospital con una fractura en la vértebra lumbar que todavía no pudo ser ajustada en la sala de operaciones. Además, tiene una herida en la tibia izquierda.
Carlos Mendoca, uno de los médicos del club que viajó a Colombia para acompañar a los tres jugadores que permanecen internados en Medellín, reconoció que debió ocultarle la verdad por recomendación del equipo psicológico que asiste tanto a Neto, como a Alan Ruschel y al arqueroJackson Follman.
“Hay una recomendación del psicólogo de no decirle nada y evitar así un choque emocional que sería perjudicial para la recuperación clínica en este momento. Estamos aguardando una opinión más fundada del especialista”, reconoció Mendoca.
De esta forma, el defensor no sólo no sabe que su avión se estrelló, sino que además desconoce que sólo seis de los 77 pasajeros del vuelo lograron sobrevivir. Diferente fue la situación de Ruschel quien, aunque el primer día evitaron contarle lo que había sucedido, luego supo la verdad, a medias.
“Le dije que el avión realizó un aterrizaje forzoso y que algunos de sus compañeros como Follman y Neto estaba ahí en el hospital”, reveló Alissen Ruschel, su hermana, quien evitó precisarle también cómo se encontraban el resto de sus compañeros.
El temor es que la noticia afecte la recuperación de Neto, el sobreviviente en estado más crítico. “Pudimos retirarle la ventilación mecánica. Continúa siendo un paciente de terapia intensiva y precisa acompañamiento a toda hora. Los próximos dos días serán importantes. Estuvo nueve días dependiendo del ventilador, ahora el pulmón debe aprender a respirar por sí mismo”, cerró Mendoca.
El defensor de 31 años es el sobreviviente más complicado.. Lo habían dado por muerto. Fue el último en ser rescatado.


Fuente: http://www.bigbangnews.com/ 

Comentarios