Harta de su esposo, le pidió el divorcio y lo celebró prendiendo fuego su vestido de boda



Casarse es la etapa más importante de una relación. Muestra que estás realmente seguro de que quieres compartir el resto de tu vida junto a esa persona, “en la salud y en la enfermedad”. Sin embargo, a veces las relaciones fallan y esa persona no es la misma que creíste que era y el matrimonio se acaba. Vives infeliz y te preguntas si la decisión estuvo bien. Hasta que decides divorciarte.

Así le pasó a una mujer en Chicago, Estados Unidos. Luego de 10 años de matrimonio, Katlynn McKee se sintió aburrida y decidió pedirle el divorcio a su esposo. Él aceptó y ella quiso celebrar de inmediato.

“Mi matrimonio no era bueno y es un alivio ser libre por fin” -dijo Katlynn McKee al Daily Mail

Pero no fue una celebración con amigas, ni menos pasando un fin de semana en casa mirando series y comiendo helado. En realidad, su celebración fue muy diferente a las demás.
Katlynn, con el fin de sentirse liberada al fin de su fallido matrimonio, decidió quemar su vestido de novia y así celebrar que ahora comenzará una nueva vida. Para ello, la mujer fue hasta un río en el que con gasolina, mechero y hasta vino en mano, quemó todos esos amargos recuerdos de un triste matrimonio.



Katlynn se sentía completamente liberada, su vestido costaba más de mil dólares, pero su felicidad era más importante.



“Fue liberador, increíble y empoderante”, dijo a Daily Mail.



Incluso hasta su ex esposo se ofreció a ayudarla y a participar en el proceso, pero ella se negó



Ella está feliz con su nueva vida, con un novio que ahora la valora y ama, y con esa sensación de libertad que siempre quiso.




Fuente: http://www.upsocl.com  

Comentarios