Encuentran esqueletos de unos 800 bebés y niños en el 'orfanato del terror'




Entre 1925 y 1961 se denunciaron cerca de 800 muertes de menores en este centro de acogida de Irlanda para madres solteras llevado por órdenes religiosas católicas. Ahora, la Comisión que investigaba el caso ha descubierto los esqueletos de unos 800 bebés y niños de edades comprendidas entre las 35 semanas y los tres años. Además se sospecha que en los demás centros puedan encontrarse 3.200 niños enterrados más.
La comisión que investiga las casas de acogida para madres solteras, dirigidas por órdenes religiosas católicas en el siglo XX en Irlanda, ha revelado algo escalofriante.
En el interior del antiguo orfanato en la localidad de Tuam se ha descubierto una fosa común dividida en 20 secciones con los esqueletos de unos 800 bebés y niños de edades comprendidas entre las 35 semanas y los tres años, según informa El Mundo.
La Comisión sobre Madres y Bebés aseguró estar conmocionada por el hallazgo de "un gran número de restos humanos". Además, según informan medios locales, las pruebas de ADN de los restos hallados confirman que los niños fallecieron durante el período de actividad del centro católico Hogar de Madres y Bebés del Buen Socorro, especialmente durante los años 50.
El Gobierno ha estimado que unas 35.000 madres solteras pasaron por alguno de los 10 centros de acogida que gestionaban las órdenes de hermanas católicas.
Por su parte, la ministra de Infancia de Irlanda, Katherine Zappone, declaró que se trataba de una noticia "triste y perturbadora, pero no inesperada". "Hasta ahora teníamos solamente sospechas, pero hoy tenemos la confirmación de que los restos están efectivamente ahí y que se remontan a la época del Hogar de Madres y Bebés del Buen Socorro", subrayó Zappone.
Según expertos, estos centros, que ya se encuentran inactivos, podrían esconder hasta 3.200 niños enterrados más. "Lamentablemente, hubo un tiempo en el que las madres solteras eran a menudo juzgadas y rechazadas por la sociedad, incluida la Iglesia", según un comunicado de la Comisión de Investigación Pública.
"Sólo podemos imaginar el desgarro de estas madres que se veían privadas de sus hijos para darlos en adopción, o que eran testigos de su muerte. Algunas de estas jóvenes, en su difícil situación, habían sido rechazadas por sus familias. No podemos siquiera imaginar lo que sentirían. No podemos llegar a imaginar su sentimiento de impotencia frente a la muerte de sus hijos", dijo el arzobispo de Tuam, Michael Neary, en su homilía.

Comentarios