Nena casi muere en otro peligroso juego virtual de moda



Los peligros que el mundo de Internet ofrece a los pibes son muchos y en algunos casos hasta pueden costarles la vida. Más aún cuando a algún perverso se le ocurre utilizar las redes sociales para difundir consejos sobre cómo convertirse en un “hada del fuego”.

En Rusia, estas recomendaciones se hicieron muy conocidas, hasta que una niña de cinco años sufrió graves quemaduras.

Sofia Ezhova, oriunda de la región rusa de Vladimir, al este de la ciudad de Moscú, fue la última víctima de este juego, por lo que las autoridades iniciaron una investigación para tratar de hallar a los responsables de semejante barbaridad.

De acuerdo con las instrucciones difundidas en internet, las niñas que quisieran convertirse en “hadas del fuego” tenían que levantarse a la medianoche, “cuando todos duermen”, y pronunciar las “palabras mágicas”: “Dulces hadas, denme el poder, se los estoy pidiendo”.

Después de eso, debían ir a la cocina sin que nadie se diera cuenta, dejar salir el gas de los “cuatro quemadores”, pero “no encenderlos” para “no quemarse”.Tras semejante locura, se les pedía a los chicos que volvieran a dormir porque el “gas mágico” iba a llegar hasta ellos.“Lo respirarán mientras duermen y cuando despierten serán verdaderas hadas del fuego”, concluían las mortales instrucciones.

The instructions for how to become a fairy
El mensaje mortal difundido a través de las redes.

Sofía, de sólo cinco años, siguió cada uno de esos pasos, pero terminó con gran parte de su cuerpo quemado y aunque ahora está en plena recuperación, estuvo a un paso de la muerte. Por eso, la policía inició una investigación para determinar quiénes fueron los responsables de semejante atrocidad publicada en una red social.

“Puede ser un juego suicida. Estamos buscando a quienes difundieron estos mensajes”, comentó la responsable de la pesquisa, Irina Minina. 


El torso de la inocente Sofía sufrió graves quemaduras.
Sofia Ezhova and her mother

Sofía Ezhova no fue la única niña en Rusia que hizo caso a este terrible juego. Otra madre contó que se levantó durante la noche y sintió “un fuerte olor a gas”.

Instantes antes, su hija, de siete años se había ido de la cocina rumbo a su habitación. Ya había abierto la hornalla. “Si no hubiese ido, mi familia, de ocho personas, no se hubiera despertado”, concluyó. 


Fuente: http://www.cronica.com.ar  

Comentarios