Un hospital le concedió el último deseo a un paciente terminal



En la ciudad danesa de Aarhus, un centro hospitalario tomó la determinación de hacer realidad la última voluntad de un paciente. El hombre, consciente de que le restaban pocas horas de vida, pidió como última voluntad fumarse un cigarro y disfrutar de una copa de vino. Así lo hicieron. 

La imagen, que trascendió a través de redes sociales, ha gozado de una repercusión mundial. Carsten Flemming Hansen falleció en el Hospital Universitario pocos días después.

A pesar de la prohibición expresa de fumar en el interior del recinto, las enfermeras decidieron hacer cumplir su deseo llevándole a una zona exterior. Allí consumió el cigarrillo junto con una copa de vino blanco en plena puesta de sol. Lo hizo también con el consentimiento de la familia.

Mirá la publicación:




Fuente: http://www.ideal.es/  

Comentarios