Expulsan de un avión a una familia que se negó a ceder el asiento de su bebé


Brian Schear, de Huntington Beach, y su familia fueron expulsados de un avión de Delta cuando volvían a Los Ángeles desde Maui. En el aparato viajaban el padre, la madre y el bebé de un año, que tenía su propio asiento.  

La familia decidió mandar a su hijo mayor en un vuelo anterior y dejar el asiento de la discordia al bebé para que viajara más cómodo y seguro. Sin embargo, el personal de la compañía les pidió que cedieran el asiento del bebé a otro pasajero y que el niño fuese en brazos. Los padres se negaron argumentando que habían pagado el asiento. 

Los empleados le llegaron a advertir de que la ley obliga a los menores de dos años a ir en brazo de sus padres. No obstante, Delta en su web recomienda por seguridad y confort que los bebés viajen en su propio asiento con un adaptador. Al final fueron expulsados del avión.

Comentarios