Una mujer abandona su trabajo en la cárcel para convertirse en estrella porno


La australiana Isabelle Deltore trabajó como oficial penitenciario en varias prisiones de su país pero decidió finalmente abandonar su trabajo para dedicarse profesionalmente al mundo de la pornografía. La mujer contó su historia y explicó la razón detrás de su decisión de cambiar de rumbo laboral para el portal news.com.au.

Deltore relató que en su anterior ocupación era a menudo objeto de cosificación por parte de los presos y de sus colegas. "Era buena en todo lo que hacía, pero luchaba constantemente por ascender en la cadena profesional, y me di cuenta de que no alcanzaría un éxito serio", indicó la mujer.


Con el tiempo, se sintió incómoda al darse cuenta de que su sexualidad interfería con su trabajo y al ver que no ganaba suficiente dinero. Por ello, comenzó a practicar secretamente 'striptease'. Después de recibir la invitación de uno de los clubes más prestigiosos del sector, Deltore finalmente dejó su empleo anterior y empezó a ganar bailando en una noche tanto como en dos semanas de trabajo como agente de prisiones

Ahora Deltore trabaja como modelo de cámara web. Aunque la exoficial penitenciaria admitió que participa en producciones pornográficas, enfatizó que el término técnico sería "erotismo", ya que es grabada sola o rodeada por otras chicas.

Desde su cambio de carrera, Deltore ha aparecido en la portada de varias revistas porno, tiene su propia línea de productos, que incluye calendarios con su imagen, y cobra alrededor de cien dólares por cada aparición ante cámaras web vía Skype. En declaraciones al portal, la modelo afirmó que fue la mejor decisión que ha tomado, tanto en términos económicos como de autoestima, especialmente después de que fuera coronada Miss Mundo Desnuda 2018.

Comentarios